Santuario Maria del Rosario de San Nicolas

Obispado de San Nicolas

 En setiembre de 1983, la población Nicoleña se conmocionó con la noticia de que en diversas casas de familias se iluminaban los rosarios, despertando el sentimiento religioso de unos y el escepticismo de otros.

Mientras esto se repetía, cada vez con mas frecuencia, congregando al rezo del Santo Rosario a multitud de vecinos, a una mujer sencilla, buena esposa y madre ejemplar, comienza a aparecérsele la Santísima Virgen, registrándose el 25 de setiembre de 1983, como la fecha en que por primera vez experimenta este suceso maravilloso.
El mayor mérito de esta mujer consiste quizás, en la discreta conducta observada, ya que nunca intentó cobrar notoriedad pese al extraordinario privilegio de haber sido destinataria de tal gracia.

Comienza así el fluido e ininterrumpido dialogo, donde la Reina del Cielo , avala sus mensajes con citas bíblicas, cuya concordancia resultaría imposible explicar sin la intervención divina, por no contar la receptora, con la mas elemental instrucción bíblica, exegética y teológica necesaria, para armonizar los textos de los mensajes con los de la Palabra de Dios, en forma tan exacta.

Los mensajes, uno o varios por día, constituyen una verdadera catequesis, lo que es la originalidad de esta manifestación mariana, cuya principal temática, al estilo de Lourdes, Fátima o Lasalette, o cualquiera de las otras revelaciones de la Virgen son:

La Imagen

La Virgen le dice a la mujer, que hay una imagen suya, bendecida por un Papa, es una imagen de madera de María del Rosario.

En efecto, para sorpresa de los sacerdotes, su imagen con el niño en sus brazos estaba allí desde hace muchos años, olvidada en el Campanario de la Iglesia Catedral.

La imagen es restaurada y puesta a la veneración del pueblo de Dios.

Las actas conservadas en la parroquia, dan fe de que la misma data de 100 años, época en que llega con motivo de la inauguración del templo parroquial y fue enviada desde Roma por León XIII, quien la bendijo, para que fuera honrada y bendijera al pueblo de San Nicolás.

Consta también en los archivos, que la cofradía del Santísimo Rosario, fundada por el entonces Cura Párroco, Mons. Cecarelli, rezó por primera vez la oración compuesta por Santo Domingo de Guzmán, frente a la venerada imagen, el 25 de setiembre de 1884.

La celeste aparición se manifiesta a la vidente, como la “Virgen del Rosario” y le comunica su complacencia en que, para distinguirla de los otros lugares donde se la venera con esa advocación, se la llama “MARÍA DEL ROSARIO DE SAN NICOLAS”.

Y no hay duda que lo es, y de que tiene sobrados derechos, ya que antes de la creación del Curato de los Arroyos, aproximadamente a partir del año 1700, fue construida en la desembocadura del Arroyo del Medio, un oratorio en honor a la Santísima Virgen del Rosario, donde periódicamente se celebraban los oficios religiosos, pues era la única capilla de la entonces pequeña población nicoleña.
En 1730, se crea el Curato de los Arroyos con asiento en la actual ciudad de Rosario, y la Virgen del Rosario fue su Patrona. Dicha jurisdicción se extendía desde el Arroyo de la Hermanas, hasta el Río Carcarañá, perteneciendo a la misma la población de San Nicolás.

Posteriormente a su creación , Rafael de Aguiar, que tenia proyectada la capilla en honor a San Nicolás, hizo reconstruir el oratorio del Rosario (del Arroyo del Medio) , pues un malón lo había destruido parcialmente.

En la segunda mitad del siglo pasado, cuando explota el polvorín cercano al viejo Templo de San Nicolás, se recupera de entre los escombros, ya que el Templo se había derrumbado, la única imagen de la Virgen del Rosario.

Esta sucinta narración histórica es para revalidar los títulos de Nuestra Señora, la que con dulzura, pero con firmeza, exige se atienda sus pedidos y se trasmitan sus mensajes, basta como ejemplo que:Nuestra Señora le expresa,  su deseo de que se construya un Santuario en su honor, indicándole a la vidente, el lugar donde quiere que esté ubicado y como quiere que sea.

Concurriendo una noche al terreno indicado por la Virgen, acompañada por un grupo de personas, la mujer que recibe los mensajes ve una intensa luz, que bajando del cielo señala el lugar, (La luz fue vista también por una niña de nueve años).

El predio, situado junto al río, estaba entonces, lleno de unos arbustos denominados “tutias” llamados también “Cardos de María”, que a raíz de las fuertes heladas del crudo invierno de 1984 se secaron, permaneciendo fresco y lozano, únicamente aquel, sobre el que cayó el haz de luz.

El sitio elegido y santificado por María, comenzó a ser objeto de la visita de quienes llegan orando y pidiendo gracias, habiendo Ella (La santísima Virgen) expresado el deseo de que invite a rezar en ese lugar consagrado, al que atraerá a sus hijos.

Es de notar, que en ese lugar, durante 25 años estuvo una gran villa de emergencia (llamada Villa Pulmón), en la cual había una capilla en honor a la Virgen de Itatí .

El 25 de Julio de 1985, humildemente la comunidad de San Nicolás de los Arroyos, conjuntamente con miles de fieles y peregrinos emprenden la tarea de construir el Santuario para nuestra Madre.

¿Como nace este nuevo Santuario de la Iglesia?

Mons. Castagna con motivo de la celebración del décimo aniversario del acontecimiento mariano de San Nicolás, a la manera de una etiología, nos responde:

El 25 de septiembre de 1983, por esos designios admirables de la Providencia, se iniciaba un aconteci

miento que con el correr de los años adquiriría aquí proporciones entonces insospechadas.

Se vuelve a repetir un estilo propio de Dios… Este lugar que el 25 de marzo de 1986 califiqué como “consagrado por la devoción popular” se ha convertido rápidamente en un Santuario mariano.

Y en relación a la intervención de María, dirá:

Un signo claro de la misión maternal de María es el surgimiento de innumerables santuarios marianos”; ya que “Todo nuestro continente muestra las huellas luminosas e imborrables de su paso y presencia celestial.

En tono casi emocionado, Mons. Castagna remata esta etiología:

Cuando pude comprobar la constancia y crecimiento del movimiento devocional, que tiene aquí su epicentro, he confesado, profundamente convencido “ha nacido un nuevo Santuario” , del cual desea que manifieste ante los peregrinos que llegan a él su carácter latinoamericano.

Este “Santuario… de increíble juventud” sin embargo, desarrolla su peculiar actividad al estilo de los viejos y tradicionales santuarios.
Pero, esa juventud no impide que la proyección espiritual producida hacia la totalidad del pueblo argentino, y hacia países hermanos y vecinos, haga que se asome, como lugar excepcional de peregrinación a dimensiones cada vez mas amplias y universales”, a lo que se le ha sumado la entrega de replicas de la sagrada imagen para ser entronizadas en diversos lugares del país.

El nuevo Santuario por otra parte acoge e incorpora, espontáneamente replicas diversas, como Ntra. Sra. de LujánNtra. Sra. de GuadalupeNtra. Sra. de FátimaNtra. Sra. de Lourdes, entre otras, que son así expuestas a la veneración de los peregrinos; quedando de manifiesto la unidad de las diversas advocaciones marianas.

El Santuario visible, que tiene en los aportes del pueblo a su “único padrino”; es expresión visible del que está ya edificado en los corazones de miles de peregrinos; y no deben ahorrarse esfuerzos por desplazar todo intento mercantilizador en los alrededores de este Santuario y campo de María.

Comienza el trabajo en el Campito

El proyecto del Campito del Santuario María del Rosario de San Nicolás procura dar respuesta a diversas necesidades. En el ámbito público favorecer el ordenamiento urbanístico integrando este espacio con el sector ribereño de la costanera y en el entorno privado cubrir las necesidades de orden funcional, que hacen al uso específico del Campito como Templo Exterior donde se celebran ceremonias religiosas con gran afluencia de fieles que hace imposible su realización en el interior del Santuario.

Contempla además que el ciudadano nicoleño pueda hacer uso de él para el disfrute como área de paseo y recreación.

Por lo tanto podemos afirmar que las actividades que se desarrollan alrededor del fenómeno religioso, no se pueden limitar solamente a las ceremonias del culto sino que, como en todo Santuario, suceden actividades múltiples además de simultáneas.

Es así que se puede conformar un plan o programa de necesidades que satisfaga al uso como parque o espacio abierto y a la vez que, al tratarse de un lugar de peregrinaje, debe brindar soluciones a los visitantes que llegan desde distintos puntos más o menos lejanos.

Dicho plan de necesidades que se tuvo en cuenta comprende los siguientes aspectos:

. Altar exterior para las celebraciones multitudinarias
. Circuito para la procesión con la imagen de la Virgen del Rosario
. Circuito para el rezo del Rosario con veinte estaciones
. Sector de canillas para la recolección del agua del Santuario
. Sector para servicios sanitarios de baños y asistencia médica
. Sectores para descanso o meditación
. Accesos con control y seguridad
. Equipamiento urbano para parques (iluminación, bancos, bebederos, etc.)

Desde este concepto surge la idea de realizar un parque, que por un lado es privado, y por otro es público o semipúblico, ya que se integra al entorno de forma tal que será usado como lugar de paseo. Tiene accesos controlados para resguardar el mobiliario urbano e iconografía religiosa, y el Obispado de San Nicolás, como propietario, tiene la responsabilidad de su protección. Se proyectó teniendo en cuenta dos espacios bien definidos: el borde y el espacio central.

Respecto al borde se le dio la impronta de una pantalla verde o límite real, y a la vez visual, para que al acceder al Campito se tenga la sensación de que se ingresó a un ámbito religioso, dejando afuera la algarabía que generan los transeúntes y puestos callejeros. De esta forma se planteó el uso de taludes y vegetación baja y densa para conformar la pantalla o muro verde que brinda intimidad en los bordes. Es así que en el perímetro se desarrollan dos funciones o actividades. Por un lado se aprovecha esta característica de intimidad para desarrollar el camino del rezo del Rosario como un paseo independiente al espacio central del terreno. Y por otro lado, se ubicaron los servicios sanitarios, como así también la infraestructura de iluminación y sonido del Campito.

Por el contrario, el espacio central se liberó completamente para poder congregar a la mayor cantidad posible de peregrinos, y cumplir así la finalidad de las celebraciones, que es lograr que el punto visible central sea el altar.

En el sector ubicado próximo al altar exterior y al acceso principal del templo se ubicó la fuente, de forma tal que sea notoriamente visible. Al pie de la misma se generó una pequeña explanada o patio con las canillas para la provisión del agua del Santuario.

Por último se reservó el fondo del Campito para el estacionamiento de automóviles que permite ordenar el tránsito y hacer más fluida la circulación de coches y micros.

Desde el punto de vista del uso de los materiales se proyectó darle al Campito un carácter austero, pero duradero, utilizando el hormigón como principal elemento dada su nobleza y durabilidad. Se lo empleó como hormigón visto en tabiques de borde de canteros y desniveles perimetrales, como así también en un sector del borde del altar exterior. Por otro lado se lo utilizó para solado de los caminos en forma de piezas íntertrabadas. Y por último se aplicó en los paños de piso centrales como contenedores de césped (cespecret) para evitar la generación de barro en los días de lluvia.

Un tema importante que se tuvo en cuenta fue el del escurrimiento y desagüe del cuenco central, porque que si bien el 80% del proyecto comprende terreno absorbente, para el caso de lluvias con gran caída de agua que podrían producir la saturación del suelo natural se proyectó un sistema de canaletas o albañales consecutivos desde calle América hasta el altar exterior, que intercomunicados con cañerías y cámaras intermedias de desagüe, encausarán el agua por pendiente, hasta calle Bustamante que posee un importante desnivel respecto del nivel general del campito, y con su cauce natural de desagüe hasta el río.

ETAPAS:

1. Primera Etapa: El proyecto contempla la construcción del Altar Exterior y el movimiento de tierra general, siendo el más importante el que corresponde al cuenco que posibilitará optimizar las visuales. En tal sentido se retirarán los árboles existentes. Se incluyen los pisos de cemento del mencionado cuenco con las rejillas y cañerías de desagües. También se construirán los sanitarios que corresponden a dos módulos de baños y una sala de enfermería. Se completará el cerramiento perimetral de todo el terreno que pertenece al Santuario. Fecha: Agosto 2010 a Junio 2011.

2. Segunda Etapa: Plantación de especies de árboles para la nueva forestación definitiva de acuerdo al anteproyecto. Fecha: temporada adecuada del año 2011.

3. Tercera Etapa: Tabiques de hormigón para la contención de terreno y formación de terrazas. Caminos para las estaciones del Rosario. Fuente de agua con canillas, etc. Fecha: a determinar.

Para mayor información ingresá a la página del Santuario.

Fuente: Página del Santuario de San Nicolás de los Arroyos

Página del Santuario

Dejanos tu comentario

Desarrollado con ♥ por Thinco || Diseñador Sebastian Santoro.