Obispado de San Nicolas de los Arroyos

Obispado de San Nicolas

Monseñor Héctor Sabatino Cardelli

Héctor Sabatino Cardelli (Godoy, 14 de julio de 1941),  ejerció como obispo de la Diócesis de San Nicolás de los Arroyos hasta el 11 de noviembre de 2016.

Nació en Godoy, provincia de Santa Fe, el 30 de agosto de 1941; ordenado sacerdote el 21 de setiembre de 1968, en Rosario, por Mons. Guillermo Bolatti, arzobispo de Rosario.​Fue párroco desde 1976 de la parroquia María Madre de la Iglesia, situada en barrio Matheu de Rosario, a quien impulsó con vigor para desarrollar su escuela.

Mons. Héctor Cardelli fue el fundador de la Pastoral Familiar en la Parroquia María Madre de la Iglesia y en la actualidad se continúa firmemente con esta catequesis.

Fue elegido obispo titular de Fornos Maggiore y auxiliar de Rosario el 15 de mayo de 1995 por San Juan Pablo II; ordenado obispo el 14 de julio de 1995 en Rosario, por Mons. Eduardo Vicente Mirás, arzobispo de Rosario (co-consagrantes: Mons. Mario Maulión, obispo de San Nicolás de los Arroyos y Mons. Jorge M. López, arzobispo emérito de Rosario); trasladado a la diócesis de Concord

 

ia el 2 de mayo de 1998, tomó posesión de esta sede el 4 de julio de 1998; trasladado a la diócesis de San Nicolás de los Arroyos el 21 de febrero de 2004; tomó posesión de esta sede e inició su ministerio pastoral como séptimo obispo de San Nicolás el 1 de mayo de 2004.

Escudo Episcopal

“El escudo en campo verde tomado del color del prado recuerda el Salmo 22: “El Señor es mi Pastor en verdes praderas me hace descansar“. Significa la fe en Jesucristo Salvador y la esperanza de la expansión del Reino de Dios con la amistad y el respeto al servicio de los hombres.
El báculo, en color oro, representa a Cristo luz del mundo y a la vez nos indica que Jesús es el Buen Pastor.
Las ovejas junto al báculo simbolizan los fieles encomendados a su cuidado pastoral.
La letra M, en color plata, nos recuerda la pureza de la Santísima Virgen y su presencia maternal como María, Madre de la Iglesia y Estrella de la Evangelización.
La cruz, en dorado, signo de redención, timbra el escudo.

En la parte inferior, sobre la bandera flotante, el lema: ¡Ay de mi si no evangelizara!”  (1 Cor 9,16) que expresa el anhelo del Obispo”.

Dejanos tu comentario

Desarrollado con ♥ por Thinco || Diseñador Sebastian Santoro.