Catedral

Obispado de San Nicolas

Catedral

Historia

El templo en honor de San Nicolás de Bari (luego Iglesia Catedral)
Sucesiva dependencia jurisdiccional.

El titulo trata de responder a la pregunta acerca de cuál es el obispado del que nuestra ciudad ha dependido a través de los siglos. En tal sentido descubrimos los siguientes momentos.

-Dependencia del Arzobispado de Lima (Perú): fue durante 6 años, en el período 1541-1546, año en que se creó el obispado de Asunción (Paraguay)
-Dependencia del Obispado de Asunción del Paraguay: esto ocurrió durante 73 años, hasta que se creó el obispado de Buenos Aires.
-Dependencia del Obispado de Buenos Aires: fue durante 277 años, hasta la creación del obispado de La Plata
-Dependencia del Obispado de La Plata: fue durante 50 años, desde 1897 hasta la creación del obispado de San Nicolás
-Dependencia del Obispado de San Nicolás. Aunque el obispado fue creado por la Santa Sede en 1947, sin embargo solo comenzó a funcionar en el año 1955, período que se extiende hasta nuestro días.

La creación del Curato de los Arroyos (1730).

Manifiesta el historiador Gregorio Santiago Chervo (1913-2002), que “es mucho lo que resta documentar para un trabajo orgánico e integral sobre la acción bienhechora de la Iglesia en 250 años de existencia en nuestro medio”. Tal afirmación surge, dada la escasez de fuentes documentales referidas a la evangelización de la Iglesia.4

El 6 de octubre de 1730 un decreto del Dean de la Iglesia Catedral de Buenos Aires creó el Curato de los Arroyos, dando de este modo inicio oficial a la acción evangelizadora de la Iglesia en la región de San Nicolás. Este Curato estuvo puesto bajo el patronazgo de San Vicente Ferrer. La jurisdicción del nuevo curato quedó establecida entre el Arroyo Las Hermanas y el Río Carcarañá. Dicho decreto eclesiástico respondió a una gestión del gobernador don Bruno Mauricio de Zabala.

La razón de la creación de los nuevos curatos se realizó en vistas a la “dilatada jurisdicción de los partidos del campo”, cuya atención pastoral estaba a cargo de los sacerdotes de la Catedral de Buenos Aires, obispado del cual dependía nuestra ciudad. La principal dificultad para llegar a estos lugares estaba dada en razón de la distancia. Como una forma de descentralizar la atención pastoral de los pueblos rurales, se estableció que el Curato de los Arroyos fuese atendido desde la parroquia San Nicolás de Bari, emplazada en su momento donde actualmente se encuentra el Obelisco. Actualmente dicha parroquia está edificada en la Av. Santa Fe al 1200, Capital Federal.

La construcción del primer templo (1740) 6

Don Rafael de Aguiar estaba casado con Juana Paulina Ugarte. Esta heredó tierras de su padre, don Francisco Miguel Ugarte, que estaban ubicadas entre el Arroyo del Medio y Ramallo, es decir toda una zona que incluye el actual emplazamiento urbano de la ciudad de San Nicolás. Radicado con su esposa en las tierras heredadas, en razón de su devoción personal, don Rafael de Aguiar mandó construir un templo en honor de San Nicolás de Bari. Este templo tuvo vigencia durante 15 años hasta que, en el año 1755, se construyó otro más adecuado.

La creación de la viceparroquia (1748) 7

El 13 de julio de 1748, por resolución de la autoridad eclesiástica, el antiguo Curato de los Arroyos fue elevado a la categoría de Viceparroquia. El fundamento de la creación de esta nueva jurisdicción eclesiástica estuvo dado en la circunstancia de que muchas familias radicadas en la zona de Santa Fe emigraban hacia la zona de la ciudad de San Nicolás y Ramallo, huyendo de los frecuentes malones que allí existían, y buscando mayor seguridad.

El primer acto que quedó registrado de la nueva parroquia fue el bautismo administrado un par de meses después de su creación, el 19 de enero de 1749. El acta estaba firmada por el padre Antonio Cossio y Theran. La viceparroquia no tenía sacerdote residente, y celebraban los sacerdotes y misioneros que viajaban de Santa Fe a Rosario o viceversa. Tuvo asiento en el templo dedicado a San Nicolás de Bari que había mandado a construir don Rafael de Aguiar, por disposición del Obispado de Buenos Aires del 5 de febrero de 1754. 8

Edificación del segundo templo (1755) 9

En enero de 1755 fue inaugurado un nuevo templo en honor de San Nicolás de Bari. El edificio medía 6 varas de frente por 26 varas de fondo. El fundador de la ciudad de San Nicolás, don Rafael de Aguiar falleció el 5 de julio de 1758, y fue sepultado en la Iglesia de San Nicolás de Bari que él mismo había mandado construir. Su entierro no ha quedado registrado en el libro de difuntos. En cambio sí está el del deceso de su esposa, acaecido el 10 de julio de 1759, es decir un año después. Esto está expresado en el folio 60 del libro I, correspondiente al año 1759.

El asiento dice así: “En esta viceparroquia de San Nicolás de Bari, jurisdicción de Buenos Aires, curato de los Arroyos, en 10 de julio de 1759, enterré con cruz alta, y entierro cantado, quatro posas, Missas de cuerpo presente, cantada con vigilia, novenaria de Missas resadas, Missa de honras, y cabo de año a Da. Paulina Ugarte, viuda de Dn. Rafael de Aguiar…”

La edificación del tercer templo a San Nicolás (1776) 10

En el año 1760 fue designado como teniente cura en la viceparroquia de San Nicolás, el padre Miguel Escudero, oriundo de la ciudad de Buenos Aires, que había estudiado Derecho Civil y Teología en la Universidad de Charcas. El titular de la parroquia de San Nicolás era su tío, el Padre Francisco Antonio de Cossio y Theran.

Al morir este, su sobrino quedó a cargo del curato. Mandó construir un nuevo templo en honor de San Nicolás, de 24 varas de frente por 50 de fondo en el mismo lugar que los templos anteriores, es decir donde actualmente se levanta la Iglesia Catedral.

Una visita pastoral realizada por el obispo de Buenos Aires, Mons. Sebastián Malvar y Pinto, dejó expresado lo siguiente:

“Reconociendo S. S. cuán notorios se han hecho en su feligresía los efectos del celo, aplicación y caritativa piedad del actual cura doctor Miguel de Escudero, no solamente en la nueva fábrica de esta iglesia, sino también en sus ornamentos y demás alhajas, como asimismo en la instrucción de sus feligreses y en la asistencia, así espiritual, como temporal de los pobres y enfermos, de su desinterés y arreglo de los libros parroquiales, y otras pruebas, que tiene dados de su aplicación al desempeño de su ministerio, le doy las debidas gracias por todo”11

Este templo fue utilizado durante 88 años, hasta que quedó demolido por la explosión del polvorín de San Nicolás.

La creación de la parroquia (1780) 12

El 28 de septiembre de 1780 la viceparroquia de San Nicolás de Bari fue declarada parroquia, independizándose así de la parroquia de la ciudad de Rosario, de la cual dependía. Sobre los detalles d

el decreto Santiago Chervo expresa lo siguiente:

“Debía tener fuente bautismal con custodia de los sagrados óleos, y en caso de contar con decente tabernáculo, expresa la resolución, colocar en el Altar Mayor principal, el Santísimo Sacramento de la Eucaristía con ante luminaria y lámpara que continuamente arda, de día y noche, y se agregaba que en esa consideración se le concedía con todos los derechos y privilegios que competía a las iglesias parroquiales, y los curas debían gozar de los derechos concedidos, no habiendo real disposición en contrario. Asimismo establecía la disposición, que a l

os parroquianos también les daba y concedía plena y libre facultad para construir y señalar cementerios, sepulturas, torres o campanarios y campanas. Al cura se le asignaba las tres cuartas partes de las primicias de su demarcada feligresía obtenidas por bautismos, casamientos, entierros, novenarios, etc.

Para el cuidado de la iglesia, su ornamentación y útiles necesarios, ante la imposibilidad de proveer sacristán, el párroco debía buscar personas idóneas que colaboraran en su tarea. Pero un ecónomo o mayordomo debía procurarse, para cuyo sostenimiento se debía recurrir a la limosna, al no tener en ese momento renta fija.” 13

Los saqueos a San Nicolás y la muerte del padre Escudero (1812) 14

Producido el primer grito de libertad de los patriotas en mayo de 1810, la escuadra realista comenzó a incursionar en diversas poblaciones del río Paraná. Unas de ellas fueron las del 9 y 10 de octubre de 1812. San Nicolás tendría en ese momento unos 5000 habitantes. Siendo de madrugada el 9 de octubre, atracaron en el puerto de San Nicolás 5 buques, descendiendo unos 150 marineros que comenzaron a disparar tiros, saqueando las casas. El comandante militar de San Nicolás apenas pudo resistir con un puñado de hombres. También fue saqueada la Iglesia y ejecutado vilmente el párroco: padre Miguel Escudero.

Del mismo modo, al día siguiente, 10 de octubre desembarcó en San Nicolás otra escuadra realista con 6 naves, dirigiendo cruentos cañonazos hacia las casas, robando luego lo poco que habían dejado el día anterior. La prensa comentó mucho la crueldad de los saqueos de estos dos días, en especial el derramamiento de sangre del venerable sacerdote octogenario, la única víctima de estos saqueos, que fue sepultado en el interior del templo.

Ha quedado una referencia de la acción del padre Escudero en la opinión del obispo de Buenos Aires, Mons. Sebastián Malvar y Pinto, quien visitó la parroquia de San Nicolás el 27 de septiembre de 1779, donde valora la labor del párroco en la construcción del nuevo templo, en la asistencia a los pobres, y en el celo pastoral puesto en todas las actividades.

En el año 1933, el director del museo de Luján, Dr. Enrique Udaondo realizó un homenaje al padre Escudero en el atrio del templo de la ciudad de San Nicolás.

El pueblo jura a San Nicolás como patrono del partido (1819) 15

San Nicolás fue fundada por don Rafael de Aguiar el 14 de abril de 1748, en unas tierras pertenecientes a su esposa, doña Juana de Ugarte. El mismo año de la fundación de la ciudad, comenzó a funcionar la viceparroquia del nuevo poblado. El tomo I del libro de bautismos, expresa que el titular de la misma sería San Vicente Ferrer. Diez años después de su creación, el 25 de marzo de 1758, la viceparroquia adoptó como patrono a San Nicolás de Bari. La parroquia fue erigida por el obispo Mons. Malvar y Pinto por decreto del 28 de septiembre de 1780.

Ahora bien, San Nicolás de Bari era el titular de la capilla. Faltaba determinar quién sería el patrono del pueblo. Faltaba la elección oficial, con participación del pueblo, según las tradiciones hispanas. Se vio propicia la ocasión de la declaración de San Nicolás de los Arroyos como ciudad, lo que fue realizado por el congreso el 23 de noviembre de 1819. Con tal motivo las autoridades de la provincia dispusieron que se llevase a elección la cuestión del patrono de la ciudad. La elección se realizó el 2 de diciembre de 1821, siendo electo para tal honor San Nicolás de Bari.

El acta que reflejó esta elección está fechada el 5 de diciembre de 1821. La votación se realizó por voto secreto. El acta recuerda como antecedente que San Nicolás de Bari ya era venerado por el pueblo como patrón tutelar, lo cual se completaba ahora declarándolo oficialmente patrono de la ciudad. Finalmente, en la festividad del santo, el 6 de diciembre de 1821, se leyó el acta de la elección y en medio del júbilo y la algarabía generalizadas, el patrono fue jurado por el pueblo.

En 1822 existieron dificultades entre la Santa Sede y los gobiernos de Argentina y Chile. Para procurar aunar posiciones, el Papa Pío VII envió la llamada Misión Muzi, encabezado por Mons. Muzi, y en la que participaba como auditor Juan María Mastai Ferretti, que luego sería elegido como Papa Pío IX. Los detalles de esta misión, relacionada con el Pago de los Arroyos, están reflejados en el Fascículo Nº 13, página 201.

La construcción del quinto templo. Piedra Fundamental. 16

En 1852 se produjo la explosión del polvorín de San Nicolás de los Arroyos, existente frente al Templo, donde en nuestros días se encuentra el edificio de los Tribunales, y originó la destrucción del mismo. Este tema ha sido desarrollado en el Fascículo Nº 16 de esta obra, página 248.

Nota enviada por el Ministerio de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires el 1º de marzo de 1854, aprobando la elección de los vecinos para formar la primera Comisión Municipal.

Luego de 3 años de la destrucción del templo provisorio, el 31 de diciembre de 1855 se colocó la piedra fundamental para la construcción del nuevo templo, contando para ello con un subsidio otorgado por la provincia mediante la Ley Provincial Nº 60 del 28-6-1855 consistente en cincuenta mil pesos. Este acto fue presidido por el párroco, padre José Gabriel García de Zuñiga, con la autorización del obispo Mons. Mariano José de Escalada.

Fueron muchas las ayudas recibidas de los vecinos, así como también de la municipalidad. Como delegado de la misma actuaba el Juez de Paz interino y Procurador de la Municipalidad, don José Francisco Benítez, gran benefactor de la ciudad, que ha sido llevado a la memoria por múltiples obras. El municipio estableció un tributo de dos pesos por cada cabeza de ganado vacuno y caballar, y un peso por cada ejemplar de ganado menor, y otras tasas similares referidas a los cueros, a la grasa, etc. todo ello fue destinado para la construcción del templo.

En la ceremonia de colocación de la piedra fundamental del edificio de la actual Catedral, se labró un acta que fue depositada, en la misma. Su texto es el que sigue:

“En el nombre de Dios, nuestro Señor, Amén”. En la ciudad de San Nicolás de los Arroyos, Estado de Buenos Aires, a las 6 horas de la tarde del día 31 de diciembre de 1855, en el lugar destinado para la erección del nuevo templo de esta ciudad, procedió el Sr. Cura Vicario de esta parroquia, don José Gabriel García Zuñiga, autorizado por el Señor Obispo diocesano ilustrísimo Dr. Don Mariano José de Escalada a colocar la piedra fundamental de dicho templo, que se dedica al bienaventurado San Nicolás de Bari, patrón jurado de esta ciudad y su Departamento, la cual se halla a diez varas de la pared del fondo que será el local destinado al Altar Mayor en la nave central, a 60 varas del dintel del atrio del templo, mirando al noroeste, sobre la  plaza y 17 y ½ varas a la calle Buenos Aires (hoy de la Guardia Nacional), que corre a su derecha.

Cuyo acto solemne,

con todos los ritos que prescribe el ceremonial, se verifico en presencia del señor Juez de esta ciudad, don Sandalio Boerr, el Sr. Comandante Militar del punto, Jefe de la Frontera del Norte, Coronel don Wenceslao Paunero, el señor Receptor de esta Aduana, Don Francisco Díaz, los señores presbíteros, Don Ángel Bride, y don Abraham Palacios, el reverendo Fray Filiberto Dogliani, y demás vecinos que al final firman. Hallándose de Gobernador del Estado el Excmo Don Pastor Obligado, y el Sumo Pontífice Pío Nono a la cabeza de la Iglesia.Del todo el cual yo, escribano público de esta ciudad, signo dando fe. Fdo. (firmas de los presentes). Hay un signo. Ante mí Luis María Arzac, Escribano Público.

Foto detalle parcial de la acuarela pintada por el Ing. Ariodante Ghisolfi (1863-1949), referida a la Plaza de la Constitución (hoy Mitre), como estaba en 1854, con una vista del templo provisorio levantado entre las actuales Calles Mitre y Guardia Nacional (esquina noreste), en diagonal al edificio de la actual Catedral

Primera Misa en la actual Catedral.

El 24 de diciembre de 1857, fue concluida y bendecida, por el obispo Mariano José de Escalada, la primera nave del Templo, oportunidad en la que se celebró allí la primera misa.20. Finalmente, luego de 29 años de tareas, el templo fue inaugurado el 26 de noviembre de 1884.

El incendio

Un hecho histórico lamentable, ha tenido como protagonista a la Catedral de San Nicolás de los Arroyos el 26 de Enero del año 2017, Nuestra catedral fue incendiada. La causa está actualmente en manos de la justicia. Sufrió importantes daños materiales tras desatarse un incendio en el altar. No se registraron heridos, salvo la herida misma en la historia que causa la destrucción de este templo, que no solo es símbolo de la espiritualidad, sinó un patrimonio artístico, cultural e histórico.  El fuego fue controlado por los bomberos, aunque el templo permanece cerrado por el riesgo de que se produzca algún derrumbe parcial.

La construcción, ubicada en el centro de la ciudad, fue inaugurada el 26 de noviembre de 1884. El órgano y la imagen del Santo Patrono San Nicolás de Bari, de más de 200 años de antigüedad, fueron algunas de las piezas de valor histórico que se perdieron en el incendio, según confirmaron desde la iglesia. Objetos de madera como el altar (de madera con más de 100 años de antigüedad) , el confesionario y los bancos quedaron reducidos en cenizas. También las paredes y el cielorraso sufrieron graves daños. Las llamas comenzaron en un momento en el que la Catedral estaba vacía. Sufrió daños en mampostería y estará cerrada largo tiempo. Dicho templo se encuentra a la espera de una restauración.

 

 

 

Gran parte del Patrimonio cultural es irrecuperable, se han iniciado las tareas de reconstrucción que durarán varios años, y es necesario la colaboración de todos para reconstruir esta obra arquitectónica que está en el corazón de los ciudadanos Nicoleños más allá de la denominación religiosa que profesen.

 

 

 

Autores: Santiago Chervo (h) – Miguel Angel Migliarini
Fuente: Historia de San Nicolás de los Arroyos y su Pago/ A.I.C.A.

Versión libre adaptada: por el  Pbro. Miguel Ángel Nadur Dalla
Coordinador de los Encuentros de Historia Eclesiástica Diocesana

Dejanos tu comentario

Desarrollado con ♥ por Thinco || Diseñador Sebastian Santoro.